"Mi trabajo es fácil, con temas cotidianos de la existencia del ser humano atacando sus temores en un desarrollo subliminal, pero contar una hostoria en una imágen es lo difícil. Me considero un artista purista, considero que se requieren bases y desarrollo, además de conocimiento y habilidad para serlo. 

Pintar es complicado, hay que padecer, crecer, evolucionar; el arte es como la vida, de cambios constantes, no puedes hacer lo mismo durante mucho tiempo. Este mundo es delos necios, por ello sigo en el oficio."