"Durante años Lourdes Grobet ha trabajado el tema de la lucha con la pasión rigurosa que aún se llama oficio. Ha intuido, entendido y demostrado la atmósfera unitaria de este deporte (espectáculo) (teatro de la teología de los topes) (los alrededores del cuadrilátero, la vida festiva de los enmascarados, los niños que le arrebatan a la lucha libre sus escenografías faciales, las luchadoras de coreografías inspiradísimas) y ha creado una serie que integra los elementos dispersos: lo que pasa en el ring, lo que sucede con las empeñadas en la reconversión de la feminidad histórica o en el cuidado amoroso de sus hijos... Grobet ha fijado su mirada en las aglomeraciones y las soledades del muy complejo espectáculo que es deporte que es, de nuevo, espectáculo. Y sus fotos son el testimonio móvil de la adicción a un ámbito muy popular.

Carlos Monsiváis