Esteba Urbieta es originario de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. Sus inicios en la pintura se dieron a partir de los 12 años, edad en la cual empezó a experimentar con láminas oxidadas en el taller de hojalatería de su padre.

Su influencia en la pintura están marcadas por el maestro Shinzaburo Takeda, de quien fuera aprendiz en la escuela de Bellas Artes de la ciudad de Oaxaca. El artista engloba dentro de sus temas la relación del ser humano con su entorno natural. En un diálogo constante con los animales y el mar, evoca un discurso e imagen fantásticos, producto de un legado cultural heredado por su comunidad de generación en generación a través de las leyendas y creencias.

Con un manejo en diferentes técnicas de la pintura, Esteban Urbieta ofrece un trabajo plagado de color y que inivta a la contemplación detallada de cada pieza.